,

Esta camarera estuvo a punto de morir por culpa de un piercing en el pezón

Nikki Belza es una camarera de cocktails de una discoteca de Las Vegas que ha estado a punto de perder la vida por un piercing que se hizo en el pezón hace unos meses. Hoy os contamos su caso. Nikki se había gastado más de 22000 dólares (unos 20.200 euros) desde los 21 años para aumentar sus senos. La última operación a la que se sometió fue en abril.

A principios de este año, Belza decidió hacerse un piercing en el pezón. Durante unos meses todo fue bien, pero un día el piercing se enganchó en el uniforme del trabajo. En unos pocos días, la herida se curó y se cerró.

A la mañana siguiente, empezó a sentirse peor y llegó a tener 40º de fiebre. El dolor en su pecho izquierdo se volvió insoportable hasta que fue al trabajo, donde sufrió un colapso.

Fue enviada al hospital donde los doctores le dijeron que había desarrollado Estreptococo A, que le habría contagiado su marido después de sufrir anginas.

La bacteria desarrolló una septicemia, lo que golpeó el tejido mamario de Belza. La bacteria penetró el tejido de su pecho izquierdo provocando lo que se conoce como una infección invasiva.

“No puedo creer que hacerse un procedimiento tan simple como un piercing puede derivar en algo tan serio como una septicemia”, ha explicado.

Si los doctores no removían su implante de pecho, podría caer en coma y posiblemente morir. “Pensé que iba a morir y sabía que removerme el busto era la única forma de sobrevivir, pero cuando desperté después de la operación no podía mirar mi pecho. Estaba devastada pero feliz de estar viva”.

“Mi marido tuvo una infección en la garganta y me pasó la infección. Como consecuencia de mi reciente infección en el pezón estaba más propensa a desarrollarla y mi tejido mamario resultó dañado”.

Ella desea hacerse un nuevo implante en los próximos seis meses, pero ahora está concentrada en recuperarse por completo.

“El dolor paralizante por fin había desaparecido, pero solo me quedé con un pecho, lograron salvar mi pezón pero mi pecho izquierdo ahora es completamente plano”.

Volvió a casa tras pasar cinco días en el hospital, pero como su sistema inmunitario está tan débil, la infección sigue apareciendo.

Debido a la gravedad de la infección el tejido mamario se vió afectado y tuvieron que extirpar una parte de él y su implante de silicona.

Así se manifestó Nikki después de haber sufrido este díficil momento “Quedé devastada al verme con sólo un seno, y ahora soy totalmente plana de un lado. Pero sé lo afortunada que soy por estar viva. No puedo creer que hacerse un procedimiento tan simple como un piercing puede derivar en algo tan serio como una septicemia”,

¿Qué te parece este caso?

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Leave a Reply

Su esposo le monto los cuernos porque estaba gorda.

Esta camarera estuvo a punto de morir por culpa de un piercing en el pezón