Share This Post

Featured Slider / Noticias Destacadas

La otra cara del caso del joven en Cotuí que nadie conoce, quien lo diría

La otra cara del caso del joven en Cotuí que nadie conoce, quien lo diría

La semana pasada ocurrió un evento en nuestro país que sencillamente paralizó las redes sociales y sobre todo, por que todo esto fue transmitido en vivo.

Hablamos del joven que retuvo a una mujer y su hijo, el mismo pedía una serie de reclamos a la autoridades para ceder ante dicha situación, todo lo que pidió le fue concedido. Sin embargo, por alguna razón se mantuvo insistente en seguir.

Hablamos del joven José Antonio Reyes Ulloa (El Gordo) quien evidentemente se sentía acorralado ya que él mismo dijo que entró a la casa de la mujer porque estaba siendo perseguido.

Al inicio, estuvo hablando por horas con un fiscal que hasta el momento sólo se le conoce Rolando quien intentó persuadirlo para que se entregara y dejara a los de la casa el libertad.

Una de sus demandas hablar con un cura, ante su reclamo le llevaron un cura, pero no uno real. Sino que el Teniente Coronel, Santo Lora Báez, se vistió de cura para tratar de mediar con el joven.

“El hombre no quería ceder, tenía el niño y la señora hubo que actuar”, dijo Santo Lora Báez a la salida de la casa, el final que ya todos sabemos.

Cabe destacar que la Iglesia Católica no quedó muy conforme con la institución del orden, ya que entienden que actuar el nombre de Dios fue algo que debe ser investigado.

Ante dicha petición, la Policía Nacional indicó que levantaron una investigación sobre dicho acción, pero para la mayoría de los usuarios en las redes sociales esto fue lo más favorable.

La otra cara de este caso es, que este joven tenía sus planes de ser doctor, y era estudiante de medicina. Sin embargo, se relaciono con las personas equivocadas, agregando los vicios, fue la fórmula perfecta para salir del buen carril.

Aparentemente tenía buena relación con su hermano ya que insistentemente le pedía perdón a su hermano por no llevarse sus consejos.

Este caso nos deja una clara enseñanza de quienes son las personas que debemos tener a nuestro lado.

Esta pudo ser otra historia

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Skip to toolbar